Cargando


Artículos

Descubra algunos de los auténticos artículos científicos divulgativos, conozca toda la información necesaria antes y después de alguna intervención o tratamiento, además de consejos útiles para su salud visual.



articulo11.jpg

2 Noviembre, 2019 OftalmologíaÓptica0

Los accidentes oculares son una causa frecuente de pérdida visual en niños y adultos calculándose que una de cada 10 personas sufre de alguna lesión en el transcurso de sus vida. Durante las vacaciones escolares y en el periodo decembrino su frecuencia aumenta, teniendo los varones 6 veces más probabilidades de tener accidentes oculares que el sexo femenino.

En el caso de accidentes de tránsito con niños, la mayoría de lesiones se observan cuando se encuentran sentados o colocados en puestos delanteros. También las lesiones producidas durante los deportes son de gran importancia observándose con más frecuencia en los juegos de Paint Ball, fútbol, tenis y baseball.

Prevención

En niños muy pequeños deben usarse creyones de cera para evitar accidentes con las puntas más afiladas. Se debe restringir el acceso a materiales cáusticos que producen las lesiones más graves de los ojos. Entre ellos tenemos:

Los ácidos (destapa cañerías y baterías de carro)

Los álcalis (cloro, lejía, materiales para limpieza y destapado de baños, cal, cemento, cuernoeciervo y algunos endurecedores de uñas)

Otro accidente frecuente es la aplicación de adhesivos instantáneos (pega loca) que si bien crean un cuadro aparatoso al ocluir y pegar los párpados en general no revisten gran peligrosidad.

¿Qué hacer ante una emergencia ocular?

Si el paciente sufre una quemadura química por álcali o ácido antes de llamar al médico debe procurar lavarse INMEDIATAMENTE el ojo con no menos de 2 litros de agua o solución fisiológica. Esto se puede hacer directamente sobre la fuente de agua (15 minutos mínimo) o aplicando con inyectadora (sin aguja) el líquido sobre la superficie ocular. Está demostrado que la gravedad de estas lesiones es inversamente proporcional a la prontitud y extensión del lavado ocular; por lo que su atención en la casa o lugar del accidente es fundamental para el pronóstico visual. Después de realizar un lavado profundo el paciente debe ser evaluado a la brevedad por el especialista.

Las quemaduras térmicas (Fuegos artificiales, Colillas de cigarros, fuego directo) en general son menos graves que las anteriores, aunque deben ser lavadas para eliminar las cenizas o cuerpos extraños, antes de ocluir el ojo y referir al oftalmólogo.

En casos de traumatismos graves (trauma múltiple, accidentes de carro) en que exista gran inflamación o hematoma de los párpados y que exista duda de la indemnidad del globo ocular, es preferible no intentar abrir el ojo ya que esta presión puede producir un vaciado de los componentes intraoculares. Debe entonces ocluir suavemente el ojo y acudir al especialista.

En los casos de cuerpos extraños en el ojo, se recomienda revertir el párpado y retirar con un hisopo cualquier material extraño, luego igualmente oclusión y consulta al oftalmólogo.

En los casos en que se sospeche abrasión corneal (rasguño en el ojo, lesión con hoja de papel etc.) con gran irritación del ojo, molestia con la luz y lagrimeo es recomendable colocar un parche en el ojo y referir.

Debe recordarse que las lesiones en el ojo por cuerpos extraños vegetales pueden producir infecciones por hongos, lo que obliga a la consulta del especialista. Esta es la razón por la que debe evitarse el uso de manzanilla en los ojos, costumbre arraigada en la cultura popular, con la cual se pueden propiciar infecciones de tipo micóticas.


articulo10.jpg

2 Noviembre, 2019 OftalmologíaÓptica0

Anteriormente existía la creencia, que las pantallas generaban radiaciones ionizantes que podían ocasionar daños a la vista. Múltiples trabajos de investigación han descartado esas hipótesis, no existiendo pruebas que Tv, computadores o videojuegos ocasionen daños permanentes al sistema visual o induzcan aparición o progresión de defectos como miopía o astigmatismo, sin embargo, el Síndrome Visual relacionado a Computador (CVS), se caracteriza por ojos rojos, ardor, cansancio ocular, visión borrosa y dolor de cabeza en personas que usan frecuentemente los mismos. Este se produce por la disminución del parpadeo, iluminación inadecuada, tiempo prolongado enfocando con visión cercana e incluso defectos refractivos presentes pero inadvertidos por el usuario hasta ese momento.

Uso correcto del computador:

Es recomendable relajar la visión frecuentemente mirando objetos lejanos mientras se trabaja en el computador.

Descansar 5 minutos cada media hora

La distancia adecuada de la pantalla del computador debe ser entre 40 cm y 70 cm

Si el paciente usa lentes o tiene más de 40 años su refracción debe ser ajustada para esa distancia

El centro de la pantalla debe localizarse 10 a 20 cm por debajo del nivel de los ojos

El uso de lágrimas artificiales de libre prescripción puede aliviar los síntomas

En el caso de televisores la distancia óptima debe encontrase entre 6 y 7 veces el tamaño de la pantalla. Así para un Tv de 20 pulgadas, la distancia debería ser entre 120 pulgadas y 140 pulgadas (3 metros a 3.5 metros).

Recomendaciones para los niños:

No permita más de 1 o 2 horas diarias de TV, videojuegos o computadoras, ni su uso mientras hacen las tareas.

Utilice los controles paternos de las computadoras (Windows®) o de la Tv por cable para filtrar los contenidos.

Realice control anual oftalmológico en niños y adultos especialmente si tienen síntomas.


articulo09.jpg

2 Noviembre, 2019 OftalmologíaÓptica0

La mayoría de los anteojos de sol están diseñados para proteger a los ojos contra los efectos nocivos del sol. A menudo, las etiquetas de anteojos de sol prometen una protección contra la luz ultravioleta y otros tipos de radiación natural. Es importante saber de qué tipo de luz proteger a sus ojos y qué tipo de luz no es necesariamente perjudicial.
Bloqueo del 100% de los rayos ultravioleta, siempre debe comprar anteojos de sol con esta característica. La exposición prolongada a la radiación de los rayos ultravioleta (UV) está asociada con el desarrollo de cataratas y tumores oculares, incluyendo cáncer. La radiación UVB es considerada más peligrosa para los ojos y la piel que la radiación UVA.
Resistentes a impacto: Todos los anteojos de sol deben cumplir con las normas de impacto y seguridad establecidas por la Administración de Alimentos y Drogas (FDA por sus siglas en inglés). Ningún lente es completamente resistente al impacto, pero los lentes plásticos son menos propensos a quebrarse que los de vidrio. La mayoría de anteojos de sol son de plástico. Los anteojos de sol de policarbonato, usados en muchos deportes, son especialmente fuertes pero se rayan con facilidad. Si usted compra lentes de policarbonato, busque un par que tenga un revestimiento resistente a los rayones.
Polarizados: Los lentes polarizados cortan los reflejos de luz que rebotan en superficies lisas como el pavimento, las ventanas de un automóvil, superficies cromadas o agua. Pueden ser particularmente útiles para la conducción y la pesca. La polarización no tiene nada que ver con la absorción de la luz UV, pero muchos lentes polarizados ahora se combinan con una sustancia que bloquea los rayos UV. Mire la etiqueta para asegurarse de que los anteojos ofrezcan una protección máxima contra la luz UV.

La oscuridad de los lentes: Un lente medio es bueno para el desgaste diario, pero si usa anteojos en condiciones de luz muy brillante, elija un par con lentes más oscuros. El color y el grado de oscuridad no dicen nada sobre la capacidad de los lentes para bloquear la luz UV.
Un lente por el hecho de ser oscuro no significa que brinde la protección necesaria, existe la falta creencia de que los lentes de sol económicos protegen y no es así, para que un lente de sol cumpla con los requisitos mínimos de protección debe cumplir con:
Las lentes deben ser de calidad oftálmica,100% libre de aberración.
Los tintes de coloración usados deben brindar el factor de protección 100% FUV
Las lentes deben ser resistentes a impactos, brindar tratamiento antiraya
Un lente de sol dilata la pupila, permitiendo una mayor entrada de luz, si este lente no posee FUV permite una mayor incidencia de luz ultravioleta exponiendo la estructura interna del ojo (macula, cristalino, retina) a posibles daños.
Existen instituciones especializadas en el desarrollo de colorantes como The New York Light House que pueden brindar adicional a la protección FUV y la coloración mejoras en la calidad de visión en patologías especiales como degeneraciones maculares, deficiencias en la visión nocturna.
Lentes fotocromáticos: Los lentes fotocromáticos son lentes que se oscurecen automáticamente ante la luz brillante y se aclaran cuando hay poca luz. La mayor parte del oscurecimiento se produce en aproximadamente medio minuto, mientras que la aclaración puede durar hasta cinco minutos. Los lentes fotosensibles vienen en color uniforme gris o marrón.
Un número de estudios científicos indican que pasar largas horas bajo el sol sin protección ocular puede dañar sus ojos, contribuyendo a la formación de cataratas y tumores en el ojo, incluyendo cáncer. Basándose en estos estudios, se recomienda el uso de anteojos de sol que absorban los rayos UV en un 99 por ciento o más.
Los anteojos de sol son claves para proteger a sus ojos de los daños causados por el sol, y deben ser usados en cualquier momento en que se esté al aire libre, sobre todo en éstas circunstancias:
Durante el verano, cuando el nivel de radiación ultravioleta (UVA y UVB) es por lo menos tres veces mayor que durante el invierno
Cuando esté en la playa o en el agua
Cuando se usen medicamentos que puedan causar sensibilidad a la luz (fotosensibilidad)
Si usted usa lentes de contacto: éstos pueden no necesariamente proteger sus ojos contra los rayos UV. Hay lentes de contacto disponibles con protección UV. Si usted no tiene lentes de contacto que absorban la luz UV, debe proteger sus ojos con anteojos para el sol.
¿Los anteojos de sol siempre protegen sus ojos?
Los anteojos de sol no pueden proteger sus ojos contra ciertas fuentes de luz intensa. Algunos ejemplos de luz que pueden causar daños severos a sus ojos son la soldadura de arco, las camas o luces de bronceado, un campo de nieve, o mirar directamente al sol, especialmente durante un eclipse solar. Mirar a éstas fuentes de luz sin la protección adecuada puede causar una condición dolorosa llamada fotoqueratitis, o causar daño a la retina, produciendo una pérdida permanente de la visión central. Su oftalmólogo puede recomendar las medidas que deben tomarse para proteger sus ojos en situaciones especiales.
Cualquier persona de cualquier edad y cualquier grado de pigmentación de la piel es sensible a los rayos UV. Los niños son particularmente susceptibles a los rayos UV. Algunos estudios demuestran que las personas con ciertas enfermedades oculares como una distrofia de la retina pueden estar en mayor riesgo de tener daños relacionados con los rayos UV.
De igual manera, las personas con máculas enfermas, como en el caso de una degeneración macular, pueden ser más sensibles a la radiación ultravioleta. Como medida de precaución, se debe usar anteojos de sol siempre que se sale a la calle.


articulo08.jpg

2 Noviembre, 2019 OftalmologíaPediatría0

Tanto la Academia Americana de Oftalmología como la de Pediatría recomiendan evaluar al niño en cuatro etapas:

La primera etapa la deben cumplir los pediatras, neonatólogos u oftalmólogos al dar de alta al niño en el retén de recién nacidos. Si el niño tiene historia personal o familiar de múltiples problemas médicos, cataratas congénitas, glaucoma, tumores de los ojos y/o prematuridad y/o administración de oxígeno o peso menor a 1.500 gr. Debe ser evaluado por un oftalmólogo.

La segunda etapa debe ser cumplida a los 6 meses de edad debiendo ser examinados los ojos del niño por el pediatra, médico familiar u oftalmólogo. En esta edad es necesario descartar además de los problemas anteriores, el estrabismo, las obstrucciones de vía lagrimal y la ambliopía.

Igualmente, a los 3 ½ años debe ser evaluada la agudeza visual medida con algún tipo de optotipos. (Figuras, HVOT test, etc.) Esta evaluación debe ser realizada por los pediatras, médicos familiares u oftalmólogos.

Finalmente, a los 5 años de edad la agudeza visual del niño debe estar completamente evaluada. Cualquier niño con alteraciones debe ser evaluado por el oftalmólogo.



2 Noviembre, 2019 OftalmologíaPediatría0

Hasta hace pocos años la evaluación visual de un niño parecía una hazaña difícil de realizar y en la cual poca información podía obtenerse en un niño preverbal. El desarrollo de adecuadas técnicas de evaluación y el mejor entendimiento del desarrollo visual del niño han permitido cambiar estos conceptos y de hecho han ayudado a solucionar precozmente problemas que requieren atención temprana.

Uno de los primeros mitos que existe, es que el niño al nacer no ve y muchos ni abren los ojos. Esta falsa idea es dada por el hecho que el recién nacido es incapaz de dirigir su mirada hacia un objeto estímulo. Por esto los padres infructuosamente intentan llamar la atención del bebé, mientras él, dirige su mirada perdidamente hacia cualquier otro sitio.

Son muchos los estudios hechos al respecto y con diferentes técnicas se ha calculado la visión del niño al mes de edad entre 20/200 a 20/400 que sería un aproximado a ver una cara (sin apreciar sus detalles) a 6 metros de distancia.

Ya al final del primer mes se observa como el niño logra mantener un contacto visual y a los 3 meses logra hacer un seguimiento horizontal. Es en esta edad cuando muchos niños inician movimientos verticales (hacia arriba) y de convergencia (meten los ojos cuando toman su leche) que hacen pensar a muchos padres que presenta estrabismo. A los 6 meses de vida los niños distinguen los colores vivos, rojo y verde especialmente y pueden distinguir una cara de un dibujo. La visión de los televisores les llama mucho la atención por ser imágenes de alto contraste pudiendo pasar ratos enteros mirándolo fijamente. A los 4 meses los ojos del niño deben mantenerse alineados, dar una idea de profundidad o visión binocular y realizar movimientos de seguimiento en todas las direcciones. A los 6 meses la agudeza visual del niño se calcula entre 20/25 y 20/100 lo que representaría distinguir un limón o una manzana a 6 metros de distancia, alcanzando la agudeza visual del adulto entre el año y los 2 años de edad. Igualmente, a los 6 meses de edad el color de los ojos está bien definido y sus movimientos oculares totalmente desarrollados, lo que les permite disfrutar más aun móviles y figuras en movimiento.

La Academia Americana de Pediatría reporta algunos signos antes de los 6 meses de edad que deben ser de alarma para padres y pediatras, entre ellos, que el niño al tercer mes no mantenga un contacto visual o que después de los 6 meses desvíe los ojos hacia adentro o afuera. Igualmente, en un niño preescolar los ojos desalineados, las pupilas blancas, el súbito inicio de ojo rojo y dolor, ameritan una pronta evaluación por el pediatra u oftalmólogo.

Otros signos de alarma a cualquier edad son los movimientos fluctuantes rápidos de los ojos (nistagmo), ojos húmedos, molestia intensa con la luz, pupilas blancas o amarillentas, pus en los ojos, el niño arruga los párpados para ver o se los frota constantemente y las inclinaciones viciosas de la cabeza asociadas o no a caída de los párpados.


articulo06.jpg

2 Noviembre, 2019 OftalmologíaÓptica0

Los puntos lagrimales se pueden tapar como consecuencia de inflamación crónica.

El paciente nota lagrimeo de uno o de los dos ojos. Además, si lo que está tapado es el lagrimal, pero en su porción más profunda, puede presentar secreción mucosa o mucopurulenta (lagañas)

Cuando el lagrimal está tapado en su porción profunda, es necesario realizar una cirugía de las vías lagrimales

El Ojo Seco por su parte es la alteración en la producción de las lágrimas

La persona puede sentir sequedad ocular, cansancio, como arenilla o una basurita en los ojos, molesta el aire acondicionado, la lectura o ver tv o trabajar en la computadora

El tratamiento va desde estudiar si hay una causa específica y tratarla, usar colirios lubricantes oculares, la colocación de implantes oclusivos en los puntos lagrimales, hasta otros procedimientos para casos seleccionados.


articulo05.jpg

2 Noviembre, 2019 OftalmologíaPterigion0

El pterigion comúnmente conocido como carnosidad, es un engrosamiento de la conjuntiva que suele molestar a la persona que lo tiene dependiendo de su tamaño y grosor, el paciente se queja de enrojecimiento, ardor, picazón, sensación de cuerpo extraño en la parte donde se encuentra la misma.

La indicación para operarlo es por los síntomas antes descritos o por estética. La cirugía es un procedimiento sencillo, seguro y se realiza con anestesia local. Hay muchas técnicas descritas teniendo mejor resultado los injertos de membrana amniótica o los injertos de la propia conjuntiva del paciente.


articulo04.jpg

2 Noviembre, 2019 CatarataOftalmología0

Una catarata es una opacidad del lente (cristalino) del ojo, el cual normalmente es claro y transparente; puede compararse a una ventana que se escarcha con hielo o se “empaña” con vapor.

Los factores que pueden acelerar la formación de cataratas son:

  • Diabetes
  • Inflamación del ojo
  • Lesión en el ojo
  • Antecedentes familiares de cataratas
  • Uso prolongado de corticosteroides (tomados por vía oral) o algunos otros medicamentos
  • Exposición a la radiación
  • Tabaquismo
  • Cirugía por otro problema ocular
  • Demasiada exposición a la luz ultravioleta (luz solar)

Las cataratas en adultos se desarrollan de manera lenta y sin dolor. La visión en el ojo u ojos afectados empeora también de manera lenta.

Para diagnosticar las cataratas se utiliza un examen oftalmológico estándar.

El único tratamiento para una catarata es la cirugía para extirparla y se realiza si usted no puede desempeñar actividades normales, como conducir, leer, mirar la computadora o pantallas de video, incluso con el uso de gafas.


articulo03.jpg

2 Noviembre, 2019 CatarataOftalmología0

Las cataratas son opacidades del cristalino (el cual es una estructura del ojo que es transparente como un lente) que producen una disminución de la visión.

Son múltiples sus causas como por ejemplo un traumatismo, la edad, enfermedades como la diabetes, farmacológicas como uso y abuso de esteroides, congénitas, etc.

Se deben operar cuando produce una pérdida visual que limita las actividades de la persona, realizándose con la técnica de facoemulsificación más el implante de un lente intraocular y bajo anestesia local obteniéndose una recuperación visual muy rápida y reincorporándose a sus actividades cotidianas en corto tiempo.


articulo02.jpg

2 Noviembre, 2019 OftalmologíaRetina0

La retinopatía diabética es una complicación ocular de la diabetes que está causada por el deterioro de los vasos sanguíneos que irrigan la retina. lo que tiene como consecuencia que la visión se deteriore, pues la imagen enviada al cerebro se hace borrosa.

Es posible que en los inicios de la retinopatía diabética no se evidencien síntomas, dolor ni pérdida de la visión, pero a medida que la enfermedad avanza se producen cuadros graves, que conducen a una pérdida de visión muy importante.

Diversos estudios han demostrado que aun cuando la retinopatía diabética esté en fase avanzada, el 90% de los pacientes puede mantener su visión si siguen un tratamiento antes de que la retina se dañe severamente.

Se denomina retinopatía hipertensiva al conjunto de alteraciones que tienen lugar en la retina en relación con la hipertensión arterial. Estos cambios pueden apreciarse en el examen del fondo de ojo.

La importancia del examen del fondo de ojo en los pacientes hipertensivos reside fundamentalmente en la asociación que existe entre la intensidad de los cambios apreciados en la retina y la evolución de la hipertensión arterial.

El desprendimiento de Retina es la separación de la membrana sensible a la luz, situada en la parte posterior del ojo (retina), de sus capas de soporte con la consecuente pérdida de la visión del área afectada.







Horario de Atención


Lunes
3:30 PM – 8:00 PM
Martes
9:00 AM – 8:00 PM
Miercoles
3:30 PM – 8:00 PM
Jueves
9:00 AM – 8:00 PM
Viernes
9:00 AM – 1:00 PM
Sábado
9:00 AM – 1:00 PM
Domingo
Cerrado

Contácto


Av. Trinidad Moran K – 2

info@aristidesmendoza.com

963 382 919

Póngase en contácto

Contáctenos

Póngase en contacto con nosotros para realizar su tratamiento oftalmológico. No dude en realizar su consulta con nosotros.


Contacto Principal

963 382 919



Contacto General

963 382 919



Síguenos

¡Seamos amigos!

Síganos en nuestras redes sociales, así podrá conocer más información sobre el cuidado de sus ojos, además de tips, consejos y datos interesantes del Dr. Arístides Mendoza Paredes.



Copyright Dr. Arístides Mendoza 2019. Todos los Derechos Reservados.

Sitio Web elaborado por Guía Médica